«Toy», el disco fantasma de David Bowie, sale de la oscuridad

AFP

Como tantos otros cantantes de su generación, el británico David Bowie también tuvo sus peleas con las discográficas. «Toy», un álbum de 2001  sepultado tras una pugna con Virgin, vuelve a reaparecer este viernes en su formato original.

Una versión pirata de «Toy», de pésima calidad, circula en internet desde 2011. Y algunos de sus cortes ya fueron utilizados por Bowie en «Heathen» (2002), o para caras B de singles, o en alguna recopilación.

«Los fans ya conocen dos tercios del álbum», explicó a la AFP Jérôme Soligny, especialista francés del cantante, autor de «David Bowie Rainbowman».   

– «Gente horrible» –

«Toy» surge como proyecto a partir de las versiones de «Can’t help thinking about me» (canción de 1966) que Bowie interpretó con su grupo a finales de los años 1990. 

Con ese grupo, entre los que destacan Mark Plati, Sterling Campbell o Earl Slick, Bowie había llegado a una de sus cimas artísticas, con un concierto en el festival de Glastonbury (Inglaterra) en 2000 que quedó grabado en las memorias. 

El disco supone también un momento importante en la carrera de Bowie ya que  durante su grabación en Nueva York el cantante se reconcilia con su productor de toda la vida, Tony Visconti. 

El Duque (uno de los apodos de Bowie) había dejado de trabajar con Visconti antes de «Let’s Dance», su gran éxito de 1983, producido por Nile Rodgers (guitarrista de Chic). 

«Bowie tenía ganas de volver a trabajar con él (Visconti) pero al principio con dosis homeopáticas, porque tanto él como Tony son dos personalidades fuertes», explica Soligny. 

Al día siguiente de su triunfal concierto en Glastonbury, Bowie entra en estudio con su grupo. Juntos retoman canciones grabadas entre 1964 y 1971. Bowie quiere sacar el álbum inmediatamente, a partir de las interpretaciones de un grupo en estado de forma pletórico. 

«Toy es una cápsula temporal capturada en una atmósfera de alegría, de fuego y energía, con el sonido de músicos felices de tocar juntos», explica veinte años después de su grabación Mark Plati, que ayudó en la grabación.

Pero las relaciones con Virgin se agrían rápidamente. «Virgin se ha vuelto una mierda total. Esta gente fue horrible durante los dos años que precedieron mi salida» declara Bowie en 2002. 

El artista se cansa y deja «Toy» en un cajón, para sacar luego «Heathen» (Iso/Columbia/Sony). 

Los herederos de Bowie sacan ahora «Toy» (Parlophone/Iso/Warner) bajo dos fórmulas simultáneas.

Primero en su versión original este viernes, dentro de «David Bowie 5. Brilliant Adventure (1992-2001)».

Este es el quinto cofre de una serie exhaustiva de grabaciones del cantante británico.

El cofre contiene también otras grabaciones, como un directo en la radio BBC de 2000.

El 7 de enero de 2022, la víspera del aniversario de Bowie, saldrá «Toy (Toy:Box)», otra versión del álbum perdido, esta vez con cortes alternativas y acústicos.

Como curiosidad está el tema de la carátula del álbum inédito. Se trata de una foto de Bowie adulto sobre un rostro de niño de rasgos simiescos. Una elección peculiar, para todo un dandi.