La feria Art Basel regresa a Miami Beach dos años después

AFP

La feria de arte contemporáneo Art Basel reabrió sus puertas este jueves en Miami Beach, con la ilusión de dejar atrás un periodo marcado por el cierre de galerías y museos durante la pandemia, un año después de que el covid obligara a anular la edición 2020.

El evento, una de las ferias más importantes de Estados Unidos, regresó a esa ciudad de Florida con 253 galerías y un gran número de coleccionistas, artistas y amantes del arte.   

Las entradas para este jueves, el primer día de apertura para el público tras dos jornadas VIP, se agotaron. Y los pasillos se llenaron rápidamente de gente con mascarillas, una de las normas impuestas para limitar la exposición al covid-19.

La artista visual Manuela Rodríguez, de 24 años, está feliz en su primera visita a Art Basel.

«Poder volver a los espacios físicos y volver a ver las obras ha sido una experiencia increíble después de casi dos años con toda la producción digital», dice.

Cerca de ahí, un hombre y una mujer observan «Snowman», del artista estadounidense Mungo Thomson. La obra consiste en tres cajas de cartón superpuestas con etiquetas y el logotipo de la compañía Amazon, una visión habitual durante la pandemia.

«Esto es el arte contemporáneo», dice el hombre en francés, poco convencido por el espectáculo. «Un tipo vende tres cajas de cartón por un dineral».

– Un público distinto –

En el estand de la firma neoyorquina Edward Tyler Nahem, se exponen cuadros de artistas tan célebres como Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat o Keith Haring.

Un representante de esa galería, Heinrich zu Hohenlohe, celebra el regreso de Art Basel a Miami Beach. «Es un alivio poder volver aquí, a un mercado tan importante como el estadounidense», dice.

Las ventas fueron buenas el martes y el miércoles, en las jornadas para clientes exclusivos, asegura Hohenlohe sin dar más detalles.

Respecto a otros años, observa un cambio en el perfil de los visitantes a raíz de la pandemia. «No hay tantos turistas, hay más coleccionistas reales aquí», explica.

– NFT, arte y tecnología –

Como el resto del mundo del arte, Art Basel no podía ignorar los NFT (token no fungible), unas obras virtuales con certificado digital que se han popularizado durante la pandemia.

La exposición «Humans + Machine», patrocinada por la empresa de criptomoneda Tezos, presenta varios NFT. En una pared negra, cuatro pantallas verticales muestran una selección de esas obras, que dan paso a otras al cabo de unos minutos.

En el centro del estand, cuatro pantallas gigantes invitan a los visitantes a crear su propio NFT en colaboración con un algoritmo de Tezos. Esa posibilidad atrae a decenas de personas que hacen fila.

Durante un minuto y 30 segundos, gesticulan unas tras otras delante de una cámara para darle material al algoritmo. Tras unos segundos, reciben la obra final en su teléfono móvil: una mezcla de su imagen y de efectos creados por ordenador.

El último año «ha cambiado nuestra habilidad para interactuar con el arte, y los confinamientos y la pandemia han cambiado el apetito por el arte digital», asegura Mason Edward, jefe de personal en Tezos.

Art Basel va a atraer a unos 80.000 visitantes a Miami Beach este año, según la municipalidad. Un éxito tras la incertidumbre que rodeó el evento hasta que el gobierno de Estados Unidos anunció en septiembre su intención de abrir las fronteras.