Francia refuerza las restricciones anticovid en las escuelas

AFP

Francia reforzará las restricciones en las escuelas ante el aumento de los contagios por covid-19, aunque descarta por el momento adelantar las vacaciones de Navidad o autorizar la vacunación general a partir de los 5 años, anunció este lunes el gobierno.

A menos de tres semanas de Navidad, el ejecutivo anunció también el cierre de discotecas a partir del viernes y durante un mes y llamó a los franceses a «reducir el ritmo» de sus contactos sociales, en pleno aumento de los casos de contagio.

«Tenemos los medios para pasar esta quinta ola. Nos toca a nosotros ser responsables», dijo en rueda de prensa el primer ministro francés, Jean Castex, tras urgir a los franceses a vacunarse y a las empresas a extender el teletrabajo «hasta 3 días» por semana.

Estas medidas se discutieron durante una reunión del consejo de defensa sanitaria en la mañana. El gobierno, que quiere evitar reimponer restricciones como toques de queda o confinamiento, busca que los franceses apliquen las medidas de distanciación e impulsar la inoculación. 

Aunque la incidencia en los niños de entre 6 y 10 años aumentó en las últimas semanas, por encima de los 600 casos por cada 100.000, el gobierno descartó adelantar una semana las vacaciones, como aprobó la vecina Bélgica, pero recrudeció el protocolo en escuelas de primaria.

Los alumnos deberán portar la mascarilla obligatoriamente también en los espacios al aire libre de los centros y se limitó además el aforo de alumnos en la cantina y el tipo de actividades físicas en el interior.

Respecto a la vacunación de los menores de 5 a 11 años, el ministro de Salud, Olivier Véran, indicó que cuentan con «todos los vistos buenos» para empezar a inmunizar a los alrededor 360.000 niños de esta franja de edad considerados de riesgo.

Sobre el resto de menores de estas edades, el ejecutivo francés prefiere esperar a las opiniones del Consejo Nacional de Ética y de la Alta Autoridad de Salud, si bien Castex espera que pueda autorizarse «si es posible antes de finales de año».

Otra de las medidas anunciadas es que las personas mayores de 65 años podrán vacunarse en cualquier centro sin necesidad de reservar una cita previa. Para intentar frenar la propagación del virus, el jefe de gobierno llamó a «ampliar y reforzar» el «escudo de vacunas».

Además del número de nuevos casos, que el domingo fue de 42.252, en Francia preocupa el número de pacientes hospitalizados que superó este lunes los 11.000, un límite nunca visto desde finales de agosto.

Aunque la casi totalidad de los contagios sigue siendo por la variante delta, otra de las preocupaciones es la propagación de la ómicron. Véran informó de 25 casos de esta última, 21 de ellos importados y el resto por contagios locales.