Francia aumenta restricciones e impulsa nueva vacunación anticovid pero descarta confinamiento

AFP

El gobierno francés anunció este jueves una campaña de vacunación de refuerzo contra el covid-19 para los mayores de 18 años, cinco meses después de su última inyección, y descartó recurrir de nuevo al confinamiento y al toque de queda pese al recrudecimiento de la pandemia.

La vacunación de los niños de entre 5 y 11 años contra el coronavirus es descartada por el momento, pero «si se toma la decisión, no empezará en todo caso antes de principios de 2022», explicó en rueda de prensa el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó este mismo jueves la vacuna de Pfizer para los menores de entre 5 y 11 años.

Francia entra en una nueva campaña de endurecimiento de las medidas contra la pandemia, ante el recrudecimiento «fulgurante» de los casos positivos, explicó el ministro.

El uso de mascarilla vuelve a ser obligatorio en el interior de cualquier lugar público, y la validez de los test negativos de covid-19 será de 24 horas como máximo, en lugar de 72 horas.

La actual ola de coronavirus, la quinta en Francia desde el inicio de la pandemia, «es incontestablemente más fuerte, más larga (….) que la de este verano», indicó el ministro.

Pero «podemos enfrentarla sin recurrir a las medidas más coercitivas», añadió Veran. 

Por el momento no habrá «ni cierre anticipado de comercios ni restricciones de desplazamiento», indicó.

El número de casos está aumentando muy rápidamente: hasta el miércoles se habían registrado 32.591 positivos, el mayor nivel desde el 24 de abril.

Por el momento esa nueva oleada no ha representado un aumento descontrolado de las hospitalizaciones. El gobierno atribuye esa cifra al buen porcentaje de vacunación, suoerior al 75%.

Francia había perdido 118.705 vidas a causa del covid-19 hasta este miércoles.

– Marcha atrás en las escuelas –

La dosis de refuerzo de las vacunas contra el covid-19 ya estaba autorizada en Francia para los mayores de 65 años, las personas en situación de riesgo y el personal sanitario.

Este nuevo anuncio «en la práctica afecta a 25 millones de franceses, 6 millones de los cuales ya han recibido su dosis de refuerzo», explicó el ministro.

«Por lo tanto quedan 19 millones de franceses que pueden optar a la dosis de refuerzo y a los que pedimos que se vacunen en los próximos dos meses», precisó el ministro.

Los franceses accedieron a su pasaporte sanitario con una o (caso mayoritario) dos dosis de vacunas, y ahora deberán por lo tanto actualizar ese documento, que se ha vuelto esencial en la vida diaria.

Para entrar al cine, a un museo, a un restaurante y otros lugares públicos los franceses deben mostrar ese pasaporte, en forma de código QR.

Sin embargo, las autoridades educativas decidieron dar marcha atrás en cuanto a las restricciones en las escuelas primarias.

A partir de ahora ya no se procederá al cierre sistemático de una clase cuando aparezca un caso positivo de covid. Solamente los casos concernidos deberán guardar cuarentena en casa, explicó el ministro de Educación Nacional, Jean-Michel Blanquer.

«Nuestra brújula sigue siendo la prioridad de una escuela abierta», destacó Blanquer.

En la actualidad hay 8.500 clases cerradas en Francia, respecto a las 4.100 cerradas el 19 de noviembre.