Atención a enfermos mentales es "deuda pendiente" en Perú, dice ministra

Tipografía

Los principales trastornos en el país son la depresión, ansiedad, alcoholismo y secuelas de la violencia. Además, unas 280.000 personas sufren algún problema severo como esquizofrenia y psicosis, según la Dirección de Salud Mental del ministerio de Salud.

La atención a los enfermos mentales es una "deuda pendiente" en Perú, dijo la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Mendieta, aunque aseguró que se están tomando medidas para abordar el problema.

"Estamos trabajando con el ministerio de Salud muy fuerte, porque la salud mental ha sido una deuda pendiente en nuestro país", dijo la ministra a la televisión Canal N.

Los principales trastornos en el país son la depresión, ansiedad, alcoholismo y secuelas de la violencia. Además, unas 280.000 personas sufren algún problema severo como esquizofrenia y psicosis, según la Dirección de Salud Mental del ministerio de Salud.

Recientemente, el director de Salud Mental, el psiquiatra Yuri Cutipé, había dicho a la AFP que "tres millones de peruanos que padecen trastornos mentales están sin recibir tratamiento por falta de presupuesto". Esta cifra equivale al 10% de la población peruana.

"Las mujeres que han sufrido violencia de género figuran entre quienes no tienen acceso a atención especializada, así como menores abusados sexualmente o que sufrieron agresiones físicas y psicológicas", explicó entonces Cutipé.

La ministra Mendieta resaltó que en 2018 fueron abiertos 70 centros de salud mental comunitarios en el país, que cuentan con psiquiatras, psicólogos y enfermeras.

"Este año se tiene previsto crear 50 centros de atención más", aseguró.

Según la Dirección de Salud Mental, el objetivo es llegar al 2021 con 281 centros de salud mental, 64 hospitales especializados, psiquiatras y psicólogos en la mayor parte de los centros de salud y poder tener 160 hogares para enfermos mentales abandonados.

La nueva estrategia no prioriza los grandes hospitales especializados, sino los centros comunitarios donde los pacientes con trastornos mentales pueden ser atendidos en forma ambulatoria, sin separarlos de su entorno.

Las mujeres víctimas de la violencia de género son parte de los peruanos que necesitan con urgencia atención psiquiátrica. "Ellas terminan afectadas en su salud mental, muchas veces para el resto de sus vidas", explicó Cutipé.

"En la salud mental existe un déficit de profesionales, por eso estamos trabajando con las universidades, para promover la creación de facultades nuevas, sobre todo en las zonas de la selva y altoandinas", que conforman la mayor parte del territorio peruano, agregó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS