Este pequeño emplumado de barba negra y chorcha roja en forma de cachos pareciera el mero Satanás pues el emplumado amigo nació con un aspecto muy peculiar lleno de misterio. Sus plumas son más negras que la noche y su pelucón un poco exótico. Ya tiene a su amada bien empollada y habrá que esperar que más de algún cachudito salga del cascaron.

Los niños piden paz y con entusiasmo y orgullo los de placa han venido trabajando durante meses con alumnos e inyectando ideas y pensamientos positivos que los aleje de ser el blanco del mal. Por eso los cipotes recibieron con alegría un diploma que les dejó como enseñanza ser jóvenes de bien.

Cabinas de control, simuladores y centros de monitoreo fueron de las atracciones favoritas entre alumnos que conocieron la estructura interna de un avión durante la Tercera Feria Aeronáutica que se desarrolla cada año en las instalaciones de Aviación Civil que tiene como objetivo el fomentar la Carrera de Aeronáutica bajo el lema “cielos abiertos”.

Y es que no solo tiene alma futbolera “la pulga” entre sus venas también lleva un poco de guarito.  Pero a éste borrachito no solo le basta con ser un buen futbolista ya que verá los partidos en la cantina más cerca e insiste en conquistar a la “negra” otra borrachita que se resiste a entregarle su corazón.

Los pequeñitos de la escuelita del saber del Colegio Jerusalén en Ilopango celebraron una mañana recreativa junto a sus papitos al ritmo de mucha música, diversión y alegría que no tuvo comparación pues el tiempo en familia fue disfrutado al máximo.

Las varitas de caña son llevadas hasta los trapiches donde pasan a ser exprimidos para  convertirse en los famosos batidos y dulces de panela. A la cañita también se le puede vender de manera natural partida en trocitos o en manojos sin pelar o si Ud. Lo prefiere hasta un rico juguito combinado con limón, naranja y coco se puede llevar solo es cuestión de gusto al paladar.

Al agarre de un buen par de cachos los montadores más machos y valientes de América llegaron hasta el CIFCO para domar a los cachudos hijos del campo. Aguantar durante 8 segundos arriba era el reto ante la gran sacudida. Pues los toritos descargaron su furia frente al ojo de los amantes del rodeo.

Más artículos...