China es el primer socio comercial de Brasil --gracias a la gigantesca demanda de materias primas del gigante asiático-- y la visita de Bolsonaro apunta a incrementar esos intercambios y a buscar inversiones para el país sudamericano, inmerso en un vasto plan de privatizaciones y concesiones.

Más artículos...