Gobiernos bolivarianos dan su apoyo al presidente de Nicaragua

Tipografía

"No se vale desestabilizar a un gobierno legítimamente electo constituido como el gobierno nicaragüense", afirmó el canciller salvadoreño, Carlos Castañeda, durante un acto presidido por Ortega en Managua con delegados del cónclave.

Representantes de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) dieron el jueves un fuerte respaldo al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ante la crisis que enfrenta su gobierno a raíz de la represión a las protestas opositoras, que dejaron más de 320 muertos.

"No se vale desestabilizar a un gobierno legítimamente electo constituido como el gobierno nicaragüense", afirmó el canciller salvadoreño, Carlos Castañeda, durante un acto presidido por Ortega en Managua con delegados del cónclave.

Ortega, en el poder desde hace 11 años, fue sacudido en abril por una ola de protestas a causa de una fallida reforma al seguro social que se trasformó en una demanda de salida del mandatario por la represión que ejerció contra los manifestantes.

El gobierno ha insistido en que las protestas, que considera que son una conspiración golpista organizada por opositores locales con apoyo de Estados Unidos, han sido "vencidas".

"Nicaragua ha demostrado su capacidad de poder enfrentar constantemente al imperio, poder derrotarlo y humillarlo", destacó el canciller boliviano, Diego Pary, que asiste a la reunión regional.

Mientras que el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que el consejo político del ALBA-TCP decidió sesionar en Nicaragua para expresar su respaldo al "Frente Sandinista en el poder".

Arreaza reconoció que el "imperialismo ha ganado terreno" en el hemisferio, pero que lejos de amilanarse trabajarán en la reactivación de los grupos de trabajo del ALBA, de cara al 14 aniversario que el bloque celebrará en diciembre en Cuba.

"El ALBA no sólo se reactivará, sino que va a recuperar los espacios", aseguró Arreaza.

La reunión del grupo ALBA-TPC se realiza una semana después de que Estados Unidos anunciara que aplicará nuevas sanciones contra Nicaragua, Venezuela y Cuba a los que calificó como la "troika de la tiranía" en este hemisferio.

Por su parte, Ortega fustigó en su intervención a Estados Unidos, a la Organización de Estados Americanos (OEA) y los países europeos que han condenado en los últimos seis meses la violación de los derechos humanos ocurridos en el marco de las protestas, incluida la de los manifestantes presos, y pedido la reanudación del diálogo entre el gobierno y la oposición.

"Los que están detenidos son los que torturaron, asesinaron (..) a centenares de nicaragüenses financiados por organismos no gubernamentales, entrenados por ONG de los Estados Unidos y Europa", acusó Ortega en su discurso.

El mandatario reiteró que no permitirá la entrada del grupo de trabajo que formó la OEA en agosto para ayudar a buscar una solución a la crisis que vive el país, por considerarla una acción injerencista dirigida por Estados Unidos.

"Se lo hemos comunicado con toda claridad, mejor que se dediquen a resolver los problemas que tienen en sus propios países, de crímenes, de inestabilidad, de violaciones de los derechos humanos", remachó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS