Después de más de dos años en la Casa Blanca llenos de dramas y de intrigas, este hombre de negocios de verbo fácil apuesta a que la economía pujante y su promesa de luchar por la olvidada clase trabajadora estadounidense van a lograr persuadir al electorado de que merece un segundo mandato de cuatro años. 

Más artículos...