El cambio climático, un problema capital para el jefe de la ONU

Tipografía

En vista de una cumbre que se celebra el 23 de septiembre en la ONU para intensificar los esfuerzos para combatir el cambio climático, el dirigente portugués visita esta semana Nueva Zelanda y las islas del Pacífico, donde el aumento del nivel del mar amenaza la existencia de pequeños países.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, cree que el cambio climático, el principal desafío de nuestro tiempo, se convertirá en una batalla central en el organismo internacional, cuatro años después del Acuerdo de París.

En vista de una cumbre que se celebra el 23 de septiembre en la ONU para intensificar los esfuerzos para combatir el cambio climático, el dirigente portugués visita esta semana Nueva Zelanda y las islas del Pacífico, donde el aumento del nivel del mar amenaza la existencia de pequeños países.

"Seguimos perdiendo la batalla", insiste regularmente Guterres. "El cambio climático va más rápido que nosotros y si no revertimos la tendencia, será una tragedia para el mundo".

En su carta de invitación a la cumbre, el secretario general de la ONU anunció una reunión preparatoria del 30 de junio al 1 de julio en Emiratos Árabes Unidos, en la que se discutirán las mejores propuestas para combatir el calentamiento global.

En la misiva se pide a los países que no vayan a la reunión "con discursos", sino con "planes concretos y realistas" para reducir los gases de efecto invernadero en un 45% en los próximos diez años y eliminarlos completamente para 2050. 

"Lo que la gente quiere es que los países aumenten sus ambiciones para 2025 y 2030, ya sea en la cumbre o en 2020", dice Nick Mabey, del centro de reflexión E3G, que insiste en la necesidad de alcanzar compromisos vinculantes que permitan, por ejemplo, acabar con el carbón contaminante.

En su visita a Fiyi o Vanuatu, Guterres tiene que reunirse con familias cuyas vidas se ven amenazadas por huracanes, inundaciones u otros fenómenos meteorológicos extremos.

Fiyi ha trabajado para construir una coalición de más de 90 países del Caribe, África y Asia para enfrentar mejor las crisis provocadas por el calentamiento global.

- Desdén estadounidense -

 

"Esperemos que el secretario general encuentre en su visita una inspiración para ir más lejos, más rápido y más profundo en su cumbre", dijo a la AFP Satyendra Prasad, embajador de Fiyi ante la ONU.  "Esperemos que esta cumbre marque un punto de inflexión".

Según el emisario para el clima de la ONU, Luis Alfonso de Alba, la cumbre podría tener éxito a pesar de la posición contraria de Estados Unidos. "Hace cinco o diez años, los países observaron lo que su vecino estaba haciendo antes de actuar, y hoy todos son conscientes de que hay una necesidad urgente de intervenir", dijo De Alba a la AFP.

La voluntad de Guterres de involucrarse personalmente en la lucha contra el cambio climático se produce en un momento en que Estados Unidos, el mayor contribuyente financiero de la ONU, es escéptico sobre la realidad del fenómeno y sus causas.

Desde la salida de Nikki Haley en diciembre, Washington no tiene embajador en la ONU.  Trump nombró a Kelly Knight Craft para sucederla, pero el Senado aún no ha dado luz verde a la nominación de la actual embajadora en Canadá.

Casada con un empresario del carbón, en el pasado afirmó que creía a los científicos "de ambos lados" sobre el impacto humano en el calentamiento global, lo que hace presagiar pocos puntos en común con Guterres.

"El desdén del gobierno de Trump por la diplomacia relacionada con el clima ha dejado a China como el principal garante del acuerdo de París", dice Richard Gowan, director de la ONU en el grupo de expertos de International Crisis Group. A pesar de las críticas a su posición sobre los derechos humanos, según él, Pekín se ha vuelto indispensable en las negociaciones sobre el clima.

El Acuerdo de París, cerrado en diciembre de 2015 entre 195 estados miembros de la ONU y firmado en 2016, tiene como objetivo principal evitar que la temperatura media del planeta aumente más de dos grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales. Pero a partir de 2020 Estados Unidos saldrá formalmente del pacto por decisión de Trump.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS