Expresidente panameño Martinelli trasladado a hospital en medio de audiencia

Tipografía

Martinelli acudió este viernes a la sede del Sistema Penal Acusatorio en Ciudad de Panamá, donde debía reanudarse el juicio en su contra, pospuesto desde el lunes para someterlo a una evaluación psiquiátrica.

El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, fue trasladado este viernes a un hospital por problemas de hipertensión, en momentos en que enfrentaba una audiencia judicial por cargos de espiar a opositores a su gobierno (2009-2014).

Martinelli acudió este viernes a la sede del Sistema Penal Acusatorio en Ciudad de Panamá, donde debía reanudarse el juicio en su contra, pospuesto desde el lunes para someterlo a una evaluación psiquiátrica.

La audiencia inició con dos horas de retraso debido a una subida de la presión arterial del acusado, por lo que el presidente del tribunal, Roberto Tejeira, ordenó realizar una evaluación al imputado.

Martinelli presentó una presión arterial elevada, por lo que uno de los paramédicos que lo examinó recomendó su traslado a un hospital, debido a que el expresidente "mantiene los síntomas de mareo y dolor de cabeza".

"Será remitido de manera inmediata a un centro médico estatal", ordenó Tejeira.

La fiscalía y los abogados querellantes no se opusieron al traslado, pero solicitaron que el juicio siga adelante sin la presencia del imputado, decisión que será tomada este viernes.

"Nada nos va a garantizar que en el día de mañana volvamos a tener esta incidencia", argumentó el fiscal del caso, Ricaurte González.

Sin embargo, Sidney Sittón, uno de los abogados de Martinelli, rechazó ante los periodistas la petición de seguir la audiencia sin la presencia de su defendido. "Es su derecho (estar presente) y así lo establece la ley", señaló Sittón.

El juicio oral, que inició el pasado 12 de marzo, se reanudó después de que el exmandatario fuera sometido a un examen psiquiátrico que dictaminó que padece "trastorno mixto ansioso depresivo" producto de su "situación legal actual".

Martinelli es juzgado por presuntamente "pinchar", entre 2012 y 2014 a unas 150 personas, por lo que la fiscalía pidió una pena de 21 años de reclusión.

En el juicio está prevista la presencia de 175 testigos y más de 100 pruebas periciales y documentales.

El expresidente fue extraditado desde Estados Unidos en junio de 2018, un año después de que fuera detenido en Miami, donde residía desde 2015 para eludir a la justicia panameña.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS