May intenta convencer a los diputados probrexit de que voten su acuerdo

Tipografía

En una atmósfera de total improvisación, este lunes parecía que la votación no tendría lugar el martes sino, tal vez, un día después. En cualquier caso, debía organizarse antes de que May partiese a Bruselas para la cumbre europea del jueves y viernes.

A 11 días de la fecha fatídica para el Brexit, la primera ministra Theresa May luchaba el lunes por obtener el apoyo de los diputados euroescépticos a su acuerdo de salida de la Unión Europea, que podría ser rechazado por tercera esta semana.

La primera ministra mantuvo reuniones "con varios de sus colegas durante el fin de semana. Se han mantenido conversaciones con el (partido unionista norirlandés) DUP (... y) continúan hoy", explicó a los periodistas un portavoz de Downing Street.

El Parlamento británico ya tumbó estrepitosamente dos veces, a mediados de enero y el pasado martes, el acuerdo de salida de la Unión Europea que May negoció con Bruselas.

Pero, cuando se acerca peligrosamente el 29 de marzo, día en que Reino Unido debe abandonar el bloque, la jefa de gobierno querría volver a someterlo a los diputados británicos.

En una atmósfera de total improvisación, este lunes parecía que la votación no tendría lugar el martes sino, tal vez, un día después. En cualquier caso, debía organizarse antes de que May partiese a Bruselas para la cumbre europea del jueves y viernes.

Si sus más acérrimos opositores acabasen dando su brazo a torcer, May prevé pedir allí a los otros 27 líderes europeos una corta prórroga, de tres meses, para ultimar los preparativos de salida.

Pero, advirtió, si el texto no ha sido aprobado el miércoles ese aplazamiento deberá ser "mucho más largo" e implicaría que su país participe en las elecciones europea de mayo.

 

- Boris Johnson insiste -

 

May esperaba así poner entre la espada y la pared a los defensores de un Brexit duro, que hasta ahora rechazaron el acuerdo por considerar que hace concesiones inaceptables a la UE pero temen que un larga prórroga desemboque en un segundo referéndum fatal para el proceso.

Sin embargo, parecía que los intensos contactos del fin de semana no daban el resultado deseado: el ejecutivo advirtió que solo organizará una nueva votación en el Parlamento si ve que las posiciones de los euroescépticos se han movido.

"Debemos estar seguros de que podemos tener los votos necesarios y por eso se está trabajando mucho, con el DUP y con todos los sectores del Partido Conservador, y vamos a hacer todo lo que podamos", dijo a la AFP el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, a su llegada a una reunión en Bruselas.

Ignorando el insistente mensaje de la UE sobre la imposibilidad de más negociaciones, el excanciller Boris Johnson, uno de los principales rivales de May, llamó el lunes a pedir nuevas concesiones antes de un tercer voto.

"Hay una cumbre europea esta semana. No es demasiado tarde para aportar verdaderos cambios (...) sería absurdo intentar celebrar la votación antes de que se haya intentado" conseguir esas nuevas concesiones, escribía en su columna semanal en portada del Daily Telegraph.

 

- Hasta última hora -

 

Durante una dramática semana de votaciones en la Cámara de los Comunes, el pasado miércoles los diputados se manifestaron mayoritariamente contra la temida posibilidad de un Brexit sin acuerdo, de dramáticas consecuencias económicas y sociales.

Esto incrementa la presión sobre los más duros partidarios de una salida británica de la UE.

 

"Un Brexit sin acuerdo es mejor que un mal acuerdo, pero un mal acuerdo es mejor que quedarse en la Unión Europea", reconoció a la radio LBC el conservador Jacob Ress-Mogg, jefe de filas del principal grupo euroescéptico en el Parlamento.

"Me preocupa que la primera ministra, a pesar de sus compromisos anteriores, esté decidida a frenar un Brexit sin acuerdo, que haya llegado a la conclusión de que se trata de su acuerdo o de permanecer. Creo que una prórroga de dos años equivaldría básicamente a seguir en la UE", agregó.

En opinión del ministro español de Relaciones Exteriores, Josep Borrell, "lo ideal" sería que Parlamento británico aprobase el texto esta semana. "De lo contrario, mucho me temo que esto se va a alargar más de la cuenta", afirmó.

Sumando tensión a la incertidumbre reinante, un alto responsable europeo afirmó en Bruselas que técnicamente Londres podría presentar un solicitud de aplazami

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS