"¡Paaaaaaren el Brexit!" o la tozuda protesta de un proeuropeo en Londres

Tipografía

Tocado con un sombrero de copa azul y oro inspirado en la bandera de la Unión Europea, cada día que hay sesión parlamentaria se manifiesta frente a la Cámara de los Comunes en un intento de convencer a los diputados de que den marcha atrás a la salida británica del bloque.

Un grito potente y solitario procedente de la calle resuena en los elegantes pasillos del parlamento británico: "¡Paaaaaaren el Brexit!". El galés Steve Bray no necesita megáfono tras más de un año haciendo oír su voz en una protesta extraordinariamente persiste.

Tocado con un sombrero de copa azul y oro inspirado en la bandera de la Unión Europea, cada día que hay sesión parlamentaria se manifiesta frente a la Cámara de los Comunes en un intento de convencer a los diputados de que den marcha atrás a la salida británica del bloque.

"Hablo con los diputados y les pregunto cómo me beneficia el Brexit. No hay respuestas positivas", dice a la AFP este hombre de 59 años.

Su arma más poderosa consiste en irrumpir con sus pancartas en las entrevistas realizadas por las televisiones en directo, un método que irrita a los productores pero que lo ha hecho famoso. 

Asegura que quiere "mandar el mensaje, a través de los medios, de que hay una lucha y mucha gente está metida en esto".

"¡Eres un héroe!", le dice un viandante, uno de los muchos que se acercan a estrecharle la mano o hacerse un foto con él, mientras lo coches que pasan hacen sonar sus bocinas. 

Bray y sus simpatizantes han acentuado sus protestas frente al parlamento antes de la histórica votación del próximo martes sobre el acuerdo de Brexit negociado por la primera ministra Theresa May con Bruselas.

"No hay que ser un genio para ver que estaremos mucho peor si salimos de la UE", afirma.

 

- "¡Perdedor!" -

 

Bray ha protestado frente al parlamento cada día que hubo sesión desde septiembre de 2017, durante unas siete horas diarias, llueve o truene.

Entre quienes le suelen acompañar está un grupo de cantantes de ópera que recorrer la Plaza del Parlamento cantando la "Oda a la alegría" de Beethoven, el himno oficial de la UE.

La casa de Bray está a casi 300 km de Londres, en la ciudad galesa de Port Talbot, pero vive en un apartamento de Londres que le facilitan sus simpatizantes.

Bray, al que ya todo el mundo llama "Mr Stop Brexit", dice trabajar por cuenta propia vendiendo monedas raras, pero cuenta con el respaldo de una campaña antibrexit no identificada, algo que a sus detractores les gusta denunciar.

"Hace lo que le pagan por hacer", dice Robert Wright, un defensor del Brexit que también se manifiesta contra el acuerdo por considerar que hace concesiones inaceptables a la UE.

El ambiente es en general amigable, pero a veces hay tensiones y Bray afirma que le han llegado a amenazar con darle una paliza.

"¡Eres un perdedor Steven! ¡Perdedor!", le grita un hombre que lo ve entre el gentío. "¿Y tú, qué has ganado?", le responde Bray sin obtener ninguna respuesta.

 

- Latas de conservas y una carroza -

 

Su campaña comenzó en las redes sociales durante la campaña para el referéndum de 2016, cuando intentó convencer a sus amigos de que no votasen por salir de la UE, una opción que obtuvo el 52% de los votos.

"Los hechos que se dieron a la gente estaban manipulados, les dijeron que estarían mejor", denuncia.

Después condujo por las calles de Londres una carroza de carnaval con una enorme figura de Theresa May disparándose en la boca con una pistola marcada con la inscripción "Brexit".

Ahora protesta donde y como puede: reordenando las latas de conservas en los supermercados para escribir "Stop Brexit" o izando una bandera europea frente a las oficinas de su consejo municipal.

El País de Gales, una de las zonas más pobres del país, votó muy mayoritariamente a favor del Brexit a pesar de recibir una cantidad importante de fondos europeos.

"En mi tierra no se dan cuenta de lo que implica el Brexit. Protestar aquí me ha permitido que el mensaje llegue a mucha más gente", afirma Bray.

Y cuando se le pregunta si todavía estará frente al parlamento de Westminster cuando Reino Unido salga de la UE el próximo 29 de marzo, responder con optimismo.

"Estoy seguro de que no vamos a salir. Al final se acabará imponiendo el sentido común".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS