La crisis social empaña la imagen de progresista de Macron en el extranjero

Tipografía

En Berlín o Bruselas, Macron encarna "un baluarte contra el populismo", pero también es visto como "un líder voluntarista en temas europeos", explica el politólogo belga. Pero ahora, el "gran" apoyo de Emmanuel Macron a la causa europea "parece debilitarse", estima.

Las dificultades del presidente francés Emmanuel Macron para frenar la cólera de los "chalecos amarillos" preocupa a los países vecinos, que lo consideraban como el "salvador progresista" en la lucha contra el populismo en Europa, según observadores internacionales.

"Su elección en 2017 levantó esperanzas entre sus vecinos europeos, después de un año 2016 marcado por el referéndum sobre el Brexit y la elección de Donald Trump", comenta Nicolas Baygert, profesor de Comunicación Política en la Universidad Libre de Bruselas.  

En Berlín o Bruselas, Macron encarna "un baluarte contra el populismo", pero también es visto como "un líder voluntarista en temas europeos", explica el politólogo belga. Pero ahora, el "gran" apoyo de Emmanuel Macron a la causa europea "parece debilitarse", estima.

Las imágenes de las escenas de violencia en París, y el primer paso hacia atrás del presidente el martes sobre un impuesto a los combustibles, que fue el detonante de las protestas, han dañado en gran medida su credibilidad en Francia y resto de Europa.

"Sus vecinos europeos aprecian la firmenza de Macron, sobre todo en un país que es visto como imposible de reformar desde hace años", subraya Vincent Laborderie, profesor en Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

Las autoridades francesas intentan tranquilizar a sus socios económicos, reafirmando la voluntad de continuar con las reformas y controlar el déficit público.

La persistencia de las protestas y el contagio a otros sectores, pese a las concesiones hechas por el gobierno, preocupa a los "progresistas" europeos que se preparan para las elecciones al Parlamento Europeo de mayo próximo.

"El riesgo, si Macron no actúa, es (...) encontrarse con una victoria masiva de los nacionalistas y los populistas en las elecciones europeas", afirmó el martes el diario español El País. "Francia no puede permitírselo. Europa, tampoco".

Frente a una Angela Merkel extremadamente debilitada -en octubre tuvo que anunciar que entregaría las riendas de su partido en 2021 tras dos elecciones regionales decepcionantes-, Macron iba a encabezar la campaña europea de los "progresistas". 

"Si la situación sigue deteriorándose en Francia, (...) Macron no podrá desempeñar ese papel", advierte Laborderie.

 

- Nacionalistas satisfechos -

 

Del otro lado del Atlántico, el Washington Post se mostró severo.

"A Macron le gusta presentarse ante el mundo como un centrista encantador, capaz de resistir la cólera de los extremos. Pero en su país es un político abrumado, que corre el riesgo de ser devorado por una revuelta creciente", estimó el martes el diario estadounidense.

Los "nacionalistas" no esconden su alegría de ver al presidente francés fragilizado.

"Macron ya no es un problema para mí o para Europa", declaró el lunes Matteo Salvini, el ministro del Interior italiano y jefe de la Liga (extrema derecha).

El presidente estadounidense Donald Trump también comentó la situación en Francia en un tuit en el que se refirió a las concesiones hechas por Macron. "Estoy contento de que mi amigo Emmanuel Macron y los manifestantes de París se hayan puesto de acuerdo sobre la conclusión a la que yo llegué hace dos años", escribió, en refrencia a su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París sobre el clima.

 

- Imagen empañada -

 

La imagen de Macron ya había comenzado a perder su lustre original en los últimos meses.

Los analistas criticaban desde hace algún tiempo los límites de sus reformas, los pocos avances sobre el presupuesto en la zona euro, o los reveses en las negociaciones con Trump sobre el clima o Irán.

"Su imagen ya había perdido brillo, pero ahora la situación es más grave", estima el investigador belga Nicolas Baygert.

"Macron ha sufrido un duro golpe. La percepción de su figura, a partir de ahora, ya no será la misma", afirma el diario español La Vanguardia.

Las imágenes de guerrilla urbana en los Campos Elíseos dieron la vuelta al mundo. Dos semanas antes, en el mismo lugar, Macron protagonizaba una ceremonia de homenaje por el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, frente a más de 70 jefes de Estado.

"El contraste entre las dos imágenes es enorme", concluye Nicolas Baygert. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS