Exfiscal Luis Martínez condenado a 5 años de prisión por revelar conversaciones de sacerdote

Tipografía

Un tribunal capitalino "encontró culpable al exfiscal general Luis Martínez y le impuso una pena de cinco años de prisión y el pago de 125.000 dólares a favor de la víctima, el señor Antonio Rodríguez", explicó un portavoz del Centro Judicial Isidro Menéndez.

El exfiscal general Luis Martínez fue condenado a cinco años de prisión tras ser declarado culpable por el delito de divulgación de material reservado, en un caso que afectó al sacerdote Antonio Rodríguez.

Un tribunal capitalino "encontró culpable al exfiscal general Luis Martínez y le impuso una pena de cinco años de prisión y el pago de 125.000 dólares a favor de la víctima, el señor Antonio Rodríguez", explicó a la AFP un portavoz del Centro Judicial Isidro Menéndez.

Martínez, quien se encuentra en prisión por otros dos proceso penales, fue demandado en agosto de 2016 por Rodríguez, conocido como padre Toño,  por divulgar conversaciones personales suyas en torno a una investigación realizada en 2014.

El sentenciado habría utilizado el sistema de intervención telefónica cuando fungía como fiscal general entre 2012 y 2015.

"Hoy tenemos un país con más justicia, nadie nos dijo que sería fácil enfrentar un proceso como víctima", dijo a la prensa el sacerdote Rodríguez luego de que el tribunal diera a conocer el fallo condenatorio.

El exfiscal general afronta otros dos procesos penales por delitos de fraude procesal y corrupción mientras dirigió la Fiscalía General de la República (FGR).

El actual fiscal general, Douglas Meléndez, dijo en su momento que Martínez recibió "dineros, favores, viajes, vehículos entre otras cosas" a cambio de efectuar actos ilegales.

De acuerdo con la Fiscalía, Martínez favoreció al expresidente Mauricio Funes (2009-2014), también acusado de actos de corrupción.

La FGR sostuvo que el expresidente, actualmente asilado en Nicaragua, habría pagado a Martínez para evitar que lo investigara por corrupción.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS