En su demanda presentada el jueves en el tribunal federal de Los Ángeles, la banda, que busca una reparación por daños y costos legales, acusa a la cervecería de vender productos que "intencionalmente comercializan con el buen nombre, el prestigio y la fama de GNR sin la aprobación, licencia o consentimiento de GNR".

"Nunca dejaré de tocar mi música para complacer la agenda política de otro, así como nunca pararé de hablar contra las violaciones de los derechos humanos sin importar en qué lugar del mundo ocurran", dijo la cantante en un comunicado citado por la prensa estadounidenses. 

Más artículos...