Los melómanos ven esta llegada a la capital de las obras maestras de Mozart, Beethoven, Mahler y tantos otros con benevolencia. "Siento que la ciudad está lista, creo que el tiempo en que todo estaba muy codificado pasó", dice un espectador octogenario, Günther Slezak, tras asistir a una de las repeticiones de la RSO, que existe con ese nombre desde 1969.

Más artículos...