"No somos solo merengue y bachata", asegura este hábil guitarrista y estudioso de la música de 34 años que reside en Nueva York desde 2013, aunque no desprecia estos dos populares géneros omnipresentes en su país natal, que sacan lustre a las pistas de baile.

Más artículos...