"Sus altezas reales aprecian el apoyo que han recibido de personas en todo el mundo desde su boda en mayo y están encantados de compartir esta feliz noticia con el público", agregó el palacio, encargado de la comunicación de Enrique y de su hermano Guillermo, los hijos de Carlos de Inglaterra y Diana de Gales. 

Durante dos horas dejarán de ser ellos mismos para convertirse en presidiarios. Y serán tratados como tales, sometidos brutalmente por el personal de Alcotraz, nombre inspirado en la antigua prisión de la Bahía de San Francisco y el evidente contenido alcohólico de la velada.

Más artículos...