Sus dibujos estaban impregnados de un humor negro que él definía como "la ternura del miedo": Un toro que patea las nalgas de un torero que se muestra triunfante, un campo de fútbol repleto de edificios o una jirafa enamorada de un elefante.

Este busto de cuarcita rojiza, de más de 3.000 años de antigüedad y 28,5 cm de altura, se estima en más de 4 millones de libras (4,5 millones de euros). Representa al dios Amón con los rasgos del faraón Tutankamón, "una forma de poner al gobernante al mismo nivel que los dioses", explica la casa de subastas Christie's, que organiza la venta.

Más artículos...