De vehículos ostentosos a voladores: el lujo sin límites en el salón de Ginebra

Tipografía

Desde la entrada del primer pasillo de exposición, el nuevo "Battista" de Pininfarina: 1.900 caballos y aceleración de 0 a 100 km/ en menos de dos segundos. "Es el primer 'hypercar' [supercoche] completamente eléctrico", explica un responsable de ventas del fabricante italiano.

Lugar predilecto de exhibición de las marcas de lujo, el salón del automóvil de Ginebra, que abrió sus puertas al público el jueves, rebosa de propuestas que van desde adaptaciones de los vehículos más ostentosos a los "supercoches", pasando por autos voladores.

Desde la entrada del primer pasillo de exposición, el nuevo "Battista" de Pininfarina: 1.900 caballos y aceleración de 0 a 100 km/ en menos de dos segundos. "Es el primer 'hypercar' [supercoche] completamente eléctrico", explica un responsable de ventas del fabricante italiano.

El bólido, de unos 2 millones de euros, del que solo se fabricarán 150 ejemplares, está concebido para "incondicionales" que tienen "una verdadera gran pasión por los coches", declara un representante.

A unos metros, la empresa holandesa Pal-V exhibe su máquina híbrida -mitad coche, mitad avión- de 500.000 euros. El vehículo recuerda a un coleóptero, con sus alas replegadas sobre el techo. Circula a 160 km/h como máximo, y puede -más bien podrá- elevarse a un máximo de 3.500 metros.

Si bien ya se pueden hacer encargos anticipados, el vehículo aún no está homologado para volar. Las primeras unidades se entregarán "el año que viene", promete la empresa. Pero antes de imaginarse ya sobrevolando atascos, primero se necesitará una licencia de piloto. 

 

- Oro de 24 kilates -

 

Más tradicionales son las furgonetas modificadas por Okçu Automotive. Estos vehículos Mercedes Classe V negros, con los cristales tintados, albergan un lujoso salón. "Nuestros clientes son sobre todo hombres de negocios, pero también algunos jefes de Estado y famosos", afirma el director, Savni Okçu. "En algunas ciudades, el tráfico es una locura, y utilizan estos coches como su oficina móvil", señala.

El interior está recubierto de una exquisita madera y de amplios asientos de cuero de alta gama. El minibar o la televisión van integrados. "Según la demanda, se puede proponer también cuero de pitón o de cocodrilo", precisa Okçu, mientras enseña los acabados chapados en oro y las piedras preciosas incrustadas de una serie especial disponible por 250.000 euros. "No hay límites en este negocio", agrega.

El stand de Eadon Green, un nombre desconocido, expone tres vehículos de líneas extrañas, en un estilo neo-retro inspirado de marcas francesas de los años 1930. La fabricación del primer modelo ocupó al fundador, el inglés Felix Eaton, durante cinco años.

Este amante del diseño, frustrado por que no encontraba en el mercado un vehículo a su gusto, decidió concebir el suyo y hacerlo fabricar utilizando un chasis moderno de Rolls-Royce, por un coste de 2,5 millones de libras (2,9 millones de euros).

 

- Modelo único -

 

"Podría construir otro si hay alguien dispuesto a pagar 3 millones de libras, pero creo que será único en el mundo", dijo a la AFP. Eaton todavía no tiene clientes pero espera convencer a algunos apasionados de invertir al menos 800.000 libras (alrededor de 940.000 euros) por un modelo único y personalizado. "Puedes añadir diamantes, por ejemplo, o todo lo que imagines".

La admiración por los coches de excepción inspiró una estrategia de marketing de la marca francesa Bugatti, que celebra sus 110 años en Ginebra.

Esta filial del grupo Volkswagen, que produce pequeñas series de "hypercars" deportivos de los más exclusivos, presenta un ejemplar "único": La Voiture Noire (El coche negro), "el coche más caro del mundo".

Concebido en homenaje al modelo 'coupé' Type 57 SC Atlantic de finales de los años 1930, este superdeportivo tiene una potencia de 1.500 caballos.

Y el ejemplar único ya ha sido vendido a un coleccionista anónimo, por 16,7 millones de euros (impuestos incluidos).

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS