En su pequeño taller del oeste de Japón, Hiroyoshi Chinzei vigila la fabricación de un "washi" siguiendo un proceso inventado por él para este papel, el más fino del mundo, que propone a bibliotecas y pinacotecas como el Louvre o el British Museum para rescatar del olvido los manuscritos.

Más artículos...