Cuando más de un tercio de la población mundial se encuentra bajo condiciones más o menos estrictas de confinamiento, los videojuegos sirven para pasar el tiempo y son una forma --legal-- de evadirse del enclaustramiento.

Más artículos...