El Comité de Competición (órgano disciplinario de la Federación Española de Fútbol) ha castigado al jugador con cuatro partidos por los "insultos proferidos por el jugador al árbitro del encuentro" y otros cuatro por agarrarle del brazo, según la resolución hecha pública este jueves.

El equipo 'che' ha remontado el vuelo y, tras clasificarse para la final de la Copa del Rey, es sexto en la Liga española, luchando por entrar en puestos de 'Champions' con una racha de 17 partidos oficiales sin perder, que cortó el sábado el Rayo Vallecano (2-0).

Más artículos...