Santa Tecla se convierte en un campo de batalla entre vendedores y CAM